El olivo, el primero de todos los árboles. Te contamos todo lo que no sabes de él

“El olivo es el primero de todos los árboles”. Así lo aseguraba el escritor gaditano Columela, en su obra De re rustica, escrita en el año 42. A lo largo de la historia el olivo se ha convertido en un árbol legendario al estar presente en el crecimiento de todas las culturas que se han desarrollado en la cuenca mediterránea. Sin excepción. Mencionado más de 400 veces en la Biblia, y venerado en el Antiguo Egipto y la Grecia Clásica, el olivo fue, y sigue siendo el árbol de la vida.

Como cada año, nos sumamos a la celebración del día Internacional del Olivo. ¿Sabes cuánto tarda en dar frutos? ¿Cuántos olivos hay? Te contamos estas y otras curiosidades.

¿Cuándo llegó a España?

El olivo se introdujo en España durante la dominación marítima de los fenicios (1050 a.C.) pero no es hasta el año 206 a.C. que la producción olivarera empieza a ganar importancia. Años más tarde, los árabes introdujeron sus variedades en el sur de España e influyeron en la difusión del cultivo hasta el punto de que vocablos como aceituna tienen raíz árabe.

Simbólico

En todas las culturas en las que el olivo ha existido ha sido considerado como árbol sagrado y símbolo de sabiduría, gloria y vida, debido a su longevidad.

En la Biblia se encuentran alrededor de cuatrocientas menciones al olivo. Seguro que recuerdas una de las escenas más rodadas en el cine, cuando la paloma entrega una rama de olivo a Noé para señalar el final del Diluvio Universal.

Pero además de paz, las ramas de olivo también representan la gloria. En la Antigua Grecia, con sus ramas se premiaba a los atletas vencedores en los juegos y se coronaba a los novios y a los muertos. Como también sucedía en la civilización egipcia, ya que en los jeroglíficos y esculturas egipcios se han hallado numerosas referencias al olivo. Buena muestra de ello es la tumba de Tutankhamon, en la que se pudo ver adornos y coronas confeccionadas con ramas de olivos.

Inmortal

¿Por qué en la antigüedad se le consideraba inmortal? El árbol del olivo es una planta perenne, de apariencia ancha y altura corta: de 8 a 15 metros. Caracterizado por su resistencia a la sequía y a las altas temperaturas, es un árbol robusto y longevo. Se conocen ejemplares milenarios, ya que si sus ramas enferman surgen nuevos brotes que le permiten sobrevivir.

Eficaz contra el calentamiento global

Presente en los cinco continentes, el olivo contribuye al desarrollo sostenible de numerosos países y a la conservación de los recursos naturales. ¿Por qué? Muy sencillo. La olivicultura es un elemento de lucha contra el calentamiento global debido a su balance de carbono positivo. El CO2 que retiene durante el ciclo de cultivo es mayor que la cantidad de gases de efecto invernadero que emite a la atmósfera durante el proceso de elaboración del aceite.

¿Cuántos olivos hay?

El olivar del mundo está formado por alrededor de 850 millones de árboles -10 millones de hectáreas, según datos del Consejo Oleícola Internacional (COI)-.  Alrededor del 99% se encuentra localizado en los países ribereños de la cuenca medite­rránea, especialmente en España, Italia, Grecia, Portugal y Turquía.

España, principal productor de aceite y aceituna de mesa del mundo, cuenta con 2.650.801 hectáreas de olivar, de las que 154.978 (5,85%) se dedican a la aceituna de mesa. Éstas últimas se concentran principalmente en Andalucía, que cuenta con un 84,50%.

¿Cuánto tiempo tarda un olivo en dar frutos?

¡Depende! No es lo mismo hablar de olivos tradicionales que superintensivos. Si partimos de un olivo de verdeo hojiblanco, en su primera primavera ya podemos contemplar sus primeros frutos. Durante su primer lustro de vida empezará a tener una buena cosecha, pero no será hasta que cumpla los 9 o 10 años de vida que producirá a pleno rendimiento.  

Objeto de inspiración

Desde Antonio Machado hasta Picasso. A lo largo de la historia pintores, poetas, músicos, escultores, fotógrafos, y otros artistas, no han pasado por alto los encantos del olivo y han hecho referencia a él en sus obras. Incluso algunos como el pintor Vincent Van Gogh tuvieron especial predilección por este árbol y le rindió tributo en más de una ocasión.