Las aceitunas negras son más saludables de lo que pensabas

Las aceitunas negras que comemos se cogen negras del olivo. ¡Error! A pesar de que esta idea está muy extendida, la mayoría de las aceitunas negras que encontramos hoy en día en los aperitivos o en el aderezo de nuestros platos son aceitunas que se han recogido verdes, en su momento óptimo de maduración, normalmente entre septiembre y octubre.

Las aceitunas verdes de mesa que adquirimos en cualquier supermercado han sido sometidas a un proceso de cocido tras el cual siguen siendo verdes, mientras que las que vemos negras han recibido un tratamiento de oxidación gracias al cual toman ese color oscuro. Dos procesos de elaboración diferentes que dan como resultado unas propiedades nutricionales similares en aceitunas verdes y negras, aunque con algunas particularidades.

Más hierro y menos sal

La principal diferencia entre la aceituna verde y la negra es su contenido en sal y en hierro, el cual se ve alterado tras el proceso de oxidación.

Las aceitunas negras contienen menos sal, es decir, menos sodio, el cual es perjudicial para las personas hipertensas.

En cambio, tienen más hierro que las verdes. Lo que las hace muy saludables ya que nuestro cuerpo necesita hierro para producir las proteínas encargadas de transportar el oxígeno en la sangre, y son unas buenas aliadas para prevenir y tratar la anemia.

Grasas buenas para el corazón

En cambio, tanto verdes como negras contienen un alto contenido en grasas saludables monoinsaturadas, beneficiosas para el corazón ya que reducen los niveles de colesterol malo (LDL) y aumentan el bueno, a la vez que disminuyen el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

Ricas en vitamina E

Al igual que los aceites vegetales, los frutos secos o las hortalizas de hojas verdes, las aceitunas, también verdes y negras, son una fuente de Vitamina E. Un nutriente con numerosas propiedades, ya que refuerza el sistema inmunológico, facilita la circulación y protege a las células frente a elementos tóxicos.

¿Calorías?

Mientras leías este artículo seguro que te ha surgido la duda de si las aceitunas negras engordan más que las verdes. En absoluto. Las aceitunas, tanto negras como verdes, aportan alrededor de unas 150 calorías por cada porción de 100 gramos, dependiendo del tamaño de su pulpa y hueso, el aderezo y el calibre.

Si eres de los que no se resiste a una aceituna … estás de enhorabuena, puedes seguir comiendo porque además de ricas poseen un compendio de beneficios para la salud, y recuerda que además la negra tiene menos sal y más hierro.