Platos veraniegos con aceitunas muy fáciles y rápidos de preparar

Llega el verano, el mercurio supera los 30 grados y cambia nuestra alimentación. Las altas temperaturas nos hacen huir de platos calientes que nos dan más calor y nos empujan a consumir más agua y alimentos como frutas, aceitunas, sopas frías, pescados o ensaladas.

Nos sentimos atraídos por tapas y platos refrescantes porque normalmente eliminamos alrededor de dos litros de líquido cada día, pero en verano esa cantidad aumenta y nuestro cuerpo, que es muy sabio, reclama tentempiés que nos hidraten.  

Si además de platos frescos son fáciles de preparar encontramos la combinación perfecta para nuestra dieta de verano. Pero… ¿cuáles son? A continuación, te recomendamos algunas tapas y platos frescos, pero también muy saludables, con aceitunas. Solo te llevará algunos minutos prepararlos y te aseguramos que serán el deleite de tus comensales.


¿Melón o queso?

El verano es un festival de la aceituna, y esta es un fruto que se viene muy arriba si combinamos más de un tipo, verdes, negras o rellenas, con alimentos cuyos sabores y texturas se complementen. Es el caso del melón. Prueba a abrazarlo con una rodaja de salmón y coloca en el pincho una aceituna. Si además completas el plato con unos frutos secos, ya sean nueces o almendras, tendrás una tapa original y muy, muy refrescante.

Si en vez de melón prefieres combinar la aceituna con un sabor más intenso el queso es la mejor opción. El tercer ingrediente del pincho puede ser desde una guindilla, hasta un trozo de pimiento u otro encurtido como el pepinillo.


Aceitunas con embutido

La versión más rápida de un #picoteoconestilo con #aceitunas la encontramos en el embutido.
Tan solo tendrás que preparar un surtido variado y aderezarlo con aceitunas… y un buen vino. ¡Nunca falla!

Bien puedes presentarlo en un plato u optar por un clásico, ¡el pincho! Corta pequeñas rebanadas de pan y añade una capa de lechuga, seguida de una loncha de jamón y una aceituna. ¡Tú eliges si verde, negra o rellena!




Para quienes prefieran pescado…

Si no eres de embutido o tienes más tiempo, siempre puedes preparar unos sándwiches ligeros, con ensalada, atún, huevo y coronarlos con una aceituna. Son una delicia para pequeños y mayores.

Si prefieres maridar las tostadas con pescado, ¡adelante! Hay quienes se decantan por las sardinas, berberechos o atún. Recuerda que gracias a su textura y sabor las aceitunas negras maridan muy bien con pescados azules como el rodaballo, el salmón o el atún.




Listos en 10 minutos

Si lo que te apetece es una ensalada, tuneala con queso fresco a tacos, tomates cherry, cebolla y aceitunas.  A rodajas, o deshuesadas, como prefieras.  Sin duda, es un plato fácil y rápido de preparar, y muy ligero. 

Y para los amantes de la pasta siempre queda la opción de combinar ya sean tallarines, espagueti o macarrones, con rodajas de aceitunas. Es un clásico que nunca pasa de moda. ¿El secreto? Las aceitunas añádelas al final. 



No olvides servir tus tentempiés con aceitunas a temperatura ambiente, ya que si se consumen demasiado frías no se aprecian bien sus sabores. ¡Que aproveche y feliz verano!