¡Una tapa de aceitunas, por favor!

Saludable aperitivo frío con aceitunas, pimiento y pepinillo

Aunque su origen es incierto las tapas made in Spain se han convertido en uno de los buques insignia de la gastronomía española. Ya no nos imaginamos la copa de vino o la cervecita sin un aperitivo acompañándolos. Por eso hoy nos sumamos al Día Mundial de la tapa recordando su origen y recomendando nuestras tapas de aceitunas favoritas.

¿Sabes cuál es el origen de las tapas?

Nos tenemos que remontar al siglo XIII para conocer la historia del rey Alfonso X el Sabio, de quien cuenta la historia estaba recibiendo un tratamiento médico que incluía el consumo regular de vino. Para evitar embriagarse solicitó a los mesones castellanos que siempre se sirviera la bebida con algo de comida que tapara el vaso.

Otra de las historias más conocidas también tiene como protagonista a la monarquía, concretamente al rey Alfonso XIII. Se cuenta que, en una visita a Cádiz se detuvo en una taberna muy cercana a la costa y pidió un vino de Jerez. El camarero, viendo las fuertes ráfagas de aire que había y que podían llenar de arena la copa del monarca, optó por taparla con una loncha de jamón. Si bien Alfonso XIII quedó sorprendido por la ocurrencia del camarero volvió a pedir otra copa y una tapa igual.

Una costumbre que año tras año se ha mantenido en toda la geografía española y cuyo término, en 1936, reconoció la Real Academia de la Lengua como “Pequeña porción de algún alimento que se sirve como acompañamiento de una bebida”.

Variedad de tapas con aceitunas
La tapa de aceitunas, un clásico

Una de las tapas españolas por excelencia no podía ser otra que la de aceituna.
Las aceitunas reúnen los cuatro sabores básicos que detecta el paladar -amargo, dulce, salado y ácido-, lo que las convierte en un fruto versátil que se puede servir solo o maridar con otros ingredientes.

Si te gustan los sabores fuertes, la combinación perfecta la encontrarás en pinchos que aúnan el sabor agridulce del pepinillo, con el pimiento y el toque particular de la aceituna negra.

El queso de cabra aporta un sabor más intenso

Pero si lo que quieres es un dos en uno, apuesta por los clásicos y corona con una aceituna tu loncha de jamón, el plato de tortilla o la ensaladilla. ¡Acertarás seguro!

Tampoco podíamos olvidarnos de los amantes del queso, ya sea de untar o curado, combínalo con aceitunas y tendrás un maridaje para despertar tus sentidos.  

Recuerda servir los aperitivos con aceitunas a temperatura ambiente, si se consumen demasiado fríos no se aprecian bien sus sabores.